Trucos sencillos para que no te suban el precio del alquiler a la hora de renovar el contrato

En la actualidad, los precios en que se sitúan los alquileres se han disparado a unos niveles históricos, incluso llegando a alcanzar los que se registraron en el sector, durante el período de la burbuja inmobiliaria, en ciudades como Madrid y Barcelona. Este hecho ha supuesto que muchos arrendatarios, se hayan visto intimidados, a la hora de renovar sus contratos, ya que estos se han ajustado al alza. El sector de las viviendas en alquiler finalizó el pasado año con un aumento del 10 % aproximadamente, en referencia con el año anterior, y se ha situado en casi un 4 % interanual en este primer trimestre de 2018 y un 1 % aproximadamente con respecto al trimestre anterior.

Concretamente en Madrid la subida interanual ha sido muy por encima de la media

grupo accioninmobilaria blog trucos sencillos icono carteraLlegando a situarse en un 8 %, y en el trimestral casi un 5 %. Asimismo, en Barcelona también se ha superado la media, aunque en este caso a menor escala, alcanzado un 4,5 % interanual y quedándose en un 1,5 % trimestral, según se ha informado, a través de diferentes medios del sector inmobiliario.

El incremento en el precio de los alquileres para los arrendatarios que tengan sus contratos rubricados con fecha de junio de 2013 en adelante, fecha en que se reformó por última vez la ley del alquiler, se puede acordar o quedar en manos de arrendador y arrendatario, así como, en el caso de que el contrato no refleje ese pacto, actualizar la renta en función del IPC general. Con respecto a los contratos que se firmaron desde abril de 2015 en adelante, ambas partes implicadas, pueden decidir con total libertad el modo de actualizar la renta, siempre y cuando, estuviera reflejado en el contrato.

De esta manera, cuando tengamos que renovar nuestro contrato de arrendamiento, además de presentar un equilibrio laboral y poder contar con unos ingresos fijos a final de mes, debemos prestar atención a Trucos sencillos para que no te suban el precio del alquiler a la hora de renovar el contrato, como los que detallamos a continuación:

grupo accioninmobilaria blog trucos sencillos

Recibir información sobre la oferta existente.

Infórmate detalladamente de los precios que se ofrecen en tu zona de residencia. Indagar en el cote del alquiler en viviendas de características similares, y si el tuyo se sitúa por encima de la media, ya tienes un motivo para reclamar a tu casero.

Averiguar qué tiempo tardan las viviendas de alquiler en ocuparse.

 grupo accioninmobilaria blog trucos sencillos icono papel seguroA través de diferentes agencias inmobiliarias, podemos investigar el número de viviendas disponibles y cual es la demanda existente en esa zona determinada, así como saber con exactitud cuanto tardan esas viviendas en ser alquiladas. En caso de que la demanda sea mínima, el arrendatario saldrá beneficiado, ya que al arrendador le será más dificultoso encontrar un sustituto y será más receptivo a la hora de acceder a una rebaja.

Negociar con el casero el pago de recibos de suministros.

En casos concretos, en que el casero o arrendador no ceda a tus propuestas de que te baje la renta o simplemente, para que no te la suba, podemos proponerle al menos una ayuda. Esta ayuda puede ser que colabore en el pago de determinados recibos de suministros o impuestos como el IBI. Igualmente se presenta interesante la propuesta de que nos facilite unos electrodomésticos de mayor calidad.

Averiguar qué tipo de expectativas presenta el casero.

Debes tener en cuenta a la hora de renegociar el contrato de tu alquiler, en qué situación se encuentra el propietario de la vivienda. Puede que la vivienda la haya adquirido como inversión, si está hipotecada y necesita tu dinero para pagar dicha hipoteca, o que la vivienda sea suya en propiedad, como resultado de una herencia. En cada caso determinado las pretensiones del casero no serán las mismas, por lo que debes jugar tu mejor baza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *