¿Qué nos espera en el sector inmobiliario en 2023?

Según los sondeos realizados por reconocidos economistas, el año 2023, permitirá al sector vivienda seguir en la línea ascendente que ha marcado este último año 2022. Factores como la recuperación de la economía, y los precios actuales en el mercado, prácticamente congelados desde 2007, harán posible que las cifras de operaciones en vivienda nueva, lleguen a alcanzar los números que se consiguieron en 2008. Aunque se prevé una subida en los precios, la situación actual al alza en este sector, permitirá abrir la puerta a nuevos inversores y al mismo tiempo, posibilitará el desarrollo de la actividad inmobiliaria a los niveles que se obtuvieron en años anteriores.

Un mayor número de operaciones e hipotecas

En 2017 se ha conseguido llegar a unos números, que lejos de alcanzar los obtenidos en los años del boom, sí son muy esperanzadores de cara al 2018. Se estima que aproximadamente ha habido un crecimiento del 15% en el número de operaciones y un 14% en hipotecas con respecto al 2016. Los precios que marcan el mercado actual, se han incrementado un 5% aproximadamente con respecto al año anterior, debido al gran movimiento presentado, así como el alto grado de confianza depositado de nuevo en el sector.

La vivienda de segunda mano baja en 2022

El mercado inmobiliario de segunda mano, también será protagonista en 2023. Un mercado, con una clara línea ascendente, y que se ve reflejado en el precio de este tipo de vivienda, situándose hasta un 9% más caro que en décadas pasadas. La gran demanda existente en este sector hace que ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia apenas puedan ofrecer un stock, lo suficientemente alto como para atender el nivel demandado, lo que supone un encarecimiento en el precio de la vivienda. Este hecho ha obligado a los ayuntamientos a plantearse una regulación en los precios, para estabilizar esta demanda, y conseguir que; tener un hogar, esté al alcance de todos.

Qué nos espera en el sector inmobiliario en 2023

El factor riesgo siempre presente

El factor riesgo también estará presente como es lógico en 2018. Factores como la crisis en Cataluña, o la carencia de suelo, ligado al encarecimiento de éste, suponen un riesgo para la recuperación del mercado que se viene experimentando en los últimos años.

La nueva ley hipotecaria, también se presenta como un riesgo a tener en cuenta de cara a las operaciones venideras en 2023, aunque se considera dentro del sector que no pueda afectar de una forma alarmante al mercado inmobiliario. Los tipos de interés, también serán un factor que medirá la línea ascendente que se ha conseguido hasta ahora, a partir de la crisis que se produjo en el sector y se extendió de forma generalizada a todos los mercados.

La nueva ley hipotecaria

Entre las modificaciones existentes en la nueva ley hipotecaria, cabe destacar la disminución en el plazo máximo de otorgamiento de hipotecas, pasando de 40 a 30 años, lo que se considera un posible riesgo de cara a la situación económica de los futuros compradores. Así como el hecho de que éstos, firmen una cláusula en la cual consideran haber sido debidamente informados de los riesgos existentes y las consecuencias de los impagos. Otra de las modificaciones que trae consigo esta nueva ley, es el hecho de que los jueces tienen potestad absoluta para declarar no procedentes las ejecuciones hipotecarias, lo que supone una garantía de conservar su vivienda para las familias que corren el riesgo de perderla.

 2023 un año sin muchos cambios

Así pues, el 2023 todo indica que será un año sin cambios significativos en el sector inmobiliario, dotando de mayor confianza y credibilidad a los futuros inversores. El crecimiento de la economía y la estabilidad del trabajo, disminuyendo el paro y aumentando los contratos indefinidos, hacen posible que este sector se vea recompensado de forma positiva, recuperando el protagonismo perdido en las últimas décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *