Devolución del dinero de la Cláusula Suelo

El abuso de las cláusulas suelo ha sido un tema de gran controversia en España en los últimos años, pero más aún desde que el pasado 21 de diciembre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declarase que la retroactividad parcial de las cláusulas suelo es incompatible con el derecho de la Unión Europea. Ello establece que los afectados por las cláusulas suelo deberán cobrar todo lo que han pagado de más, obligando así a las entidades bancarias a devolver los intereses excesivos satisfechos por los clientes afectados desde la firma de la hipoteca.

Pero, antes de continuar, vamos a ver más en detalle qué es una cláusula suelo. Se trata de una cláusula incorporada en el contrato de préstamo hipotecario y compra de vivienda mediante hipoteca a interés variable, que establece el límite mínimo del interés a aplicar en la cuota mensual, sin importar si el tipo de interés baja. Sin duda esta cláusula beneficia a la entidad bancaria y perjudica al comprador, porque cuando los tipos bajan o el interés es negativo, esta cláusula impide su aplicación a la cuota mensual. Por ello, si tu caso está entre el de los afectados por las cláusulas suelo, podrías recuperar todo el dinero que has pagado de más en los últimos años y reducir de forma muy considerable las mensualidades que te quedan por pagar en tu hipoteca.

¿Cómo sé si me afectan las cláusulas suelo?

Muy sencillo. Si has firmado una hipoteca entre los años 2001 y 2012, y la cuota que pagas por tu hipoteca todos los meses no ha bajado en los últimos años como lo ha hecho el Euribor, es muy probable (por no decir que es seguro) que este tema te esté afectando.

Devolución del dinero de la Cláusula Suelo

¿Qué debo hacer para recuperar mi dinero?

  1. En primer lugar, poder demostrar que la cláusula se incorporó al contrato de forma no transparente. Hay 3 situaciones en las que podemos demostrar que la cláusula suelo se introdujo en el contrato de forma no transparente:
  2.  Aquella en la que la entidad bancaria no nos expuso claramente en qué consistía la cláusula suelo y cómo iba a afectar a las cuotas mensuales antes de la firma del contrato. Además, si en lugar de cláusula suelo, venía especificada en el contrato con otro nombre encubierto como, por ejemplo, límite de interés, también se demuestra así una falta absoluta de transparencia.
  3. Aquella en la que existe una amplia diferencia entre los valores aplicados de cláusula suelo y techo en el contrato hipotecario: el techo es el concepto contrario a cláusula suelo, y su función es protegernos de grandes subidas del Euribor. Si el valor del techo es muy alto, como la cláusula suelo, tenemos aquí otra falta de transparencia.
  4.  Por último, aquella en la que no se ha formado oferta vinculante o no figuraba la cláusula suelo: la oferta vinculante sirve para obligar a la entidad bancaria a cumplir lo que esta oferta refleje, por lo que si no aparece en esta oferta vinculante una cláusula suelo, ésta no podrá ser aplicada por el banco en las escrituras.
  5. Después, el siguiente paso es acudir a un abogado. Las cláusulas suelo no son ilegales y el banco no está obligado a devolver el dinero sin que haya de por medio un proceso judicial. Debemos interponer una demanda judicial de reclamación que incluya la nulidad de la cláusula suelo, el cálculo y la devolución de las cantidades que se han pagado de más desde que se efectuó la firma, así como el recálculo del cuadro de amortización y una actualización de cantidades pendientes desde la firma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *