El acceso de los jovenes a la vivienda sigue complicado

La Accesibilidad de la juventud a la vivienda sigue complicada en España

A día de hoy, mirando la actual posición de la juventud con respecto a la accesibilidad a la vivienda, continúa siendo muy difícil poder comprar, sirviendo como ejemplo, el hecho de que un alto porcentaje de los jóvenes emancipados se han visto obligados a optar por el régimen de alquiler, ante la imposibilidad de poder acceder a una vivienda en propiedad.

La dificultad de encontrar trabajo es una realidad para un tercio de la población menor de 35 años, unido a la baja calidad del sistema laboral, el cual no aporta una estabilidad económica, debido a la masificación de contratos temporales.

El mayor problema del acceso de los jovenes a la vivienda es el mercado laboral

Esta unión entre jóvenes y vivienda en propiedad, podría darse, según palabras de reconocidos economistas, si el sistema laboral cambiase a favor de la juventud, es decir; solucionar el problema de unos sueldos demasiado bajos y los contratos a tiempo parcial, pasando de tener que depender de la figura paterna a poder independizarse de una forma segura.

La colaboración de las entidades bancarias, tampoco resulta ser un hecho que favorezca a los más jóvenes, ya que después de la burbuja inmobiliaria, exigen como requisito imprescindible un contrato de trabajo fijo, para poder financiar la compra de una vivienda. Igualmente, esta financiación en cualquier caso continúa siendo imposible de conseguir, al necesitar unos recursos solventes, ahorro anticipado y una continuidad de ingresos para poder acceder a ella.

El acceso de los jovenes a la vivienda sigue complicado

La única opción entre la juventud es el régimen de alquiler

Según estudios realizados en la materia, para que un joven pudiera acceder a una vivienda en propiedad, tal y como se encuentra el mercado inmobiliario actualmente, tendría que obtener de media, el doble de ingresos de los que tiene actualmente (unos 15.000 euros aproximadamente).

Ante tal circunstancia la única opción que le queda a la juventud, es optar por la adquisición de una vivienda en régimen de alquiler.

Asimismo, este hecho, también se está poniendo en contra de este sector de la población, ya que, en la mayoría de los casos, los propietarios de las viviendas en alquiler, exigen contratos fijos, no aceptando como suficiente aval un contrato temporal.

Nuestras viviendas de alquiler.

Una vivienda asequible a sus posibilidades económicas

Por otro lado, el sector de las promotoras inmobiliarias, debería irse adaptando a las necesidades que tiene en este sentido, un gran porcentaje de la población como son los jóvenes.

Estas necesidades pasan por adquirir una vivienda asequible a sus posibilidades económicas, propiciando una alta demanda de viviendas de reducidas dimensiones, siendo ideal para tal empresa la construcción de pisos de entre 60 y 80 metros cuadrados, repartidos en salón, uno o dos dormitorios y un baño.

Los jóvenes se ven limitados por su escaso poder adquisitivo

Así pues, viendo la situación actual, los jóvenes se ven limitados por su escaso poder adquisitivo, presentándose ante ellos una situación verdaderamente difícil.

Una entidad bancaria en el mejor de los casos, cumpliendo todos los requisitos imprescindibles, no prestará más del 80% del valor de la vivienda, salvo que se trate de un inmueble en propiedad de la entidad.

La segunda traba que se podrán encontrar es el hecho de que el banco no autoriza un esfuerzo mayor al 35%, por lo que, con estas imposiciones, un joven no podrá abonar una cantidad superior a 350 euros al mes, cantidad que, en una situación de pareja, ambos mileuristas podrían llegar a los 700 euros al mes.

Con estas condiciones y teniendo en cuenta la situación actual de las ofertas hipotecarias, podrían aspirar a una hipoteca a 30 años de unos 100.000 euros aproximadamente, o lo que es lo mismo una vivienda con un valor de 125.000 euros, con una superficie no superior a 60 metros cuadrados.

Esta precaria tesitura se daría, siempre y cuando no se encarecieran los tipos y el Euribor, lo que limitaría aún más las escasas oportunidades de poder adquisitivo inmobiliario entre la juventud.

 

En Acción Inmobiliaria apostamos por el acceso de los jovenes a la vivienda, echa un vistazo a nuestras propiedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *