El alquiler más alto desde la burbuja inmobiliaria

Los precios del alquiler están ya por encima de la crisis inmobiliaria

Por si no hemos escarmentado con el boom de la burbuja inmobiliaria, ahora tenemos que enfrentarnos a una nueva burbuja, aunque esta vez orientada al mercado de alquiler y es que, según las estadísticas, en los últimos años hemos visto como las rentas de los nuevos contratos han crecido en torno a un 20,9% en tan solo este último año.

Pero la cosa es todavía más grave: en algunas ciudades, como en Madrid o en Barcelona, se han registrado precios medios históricos. Una situación que está poniendo en jaque a nuestro bolsillo y que, por el momento, parece que va a ir a peor. En las siguientes líneas lo estudiamos en detalle.

La evolución del precio del alquiler

El principal motivo de este incremento se refiere a un aumento de la demanda, pero al mismo tiempo al descenso de la oferta. Son muchas las personas las que alquilaron sus inmuebles durante la etapa de la crisis económica a precios que, según su juicio, estaban por debajo del mercado. Ahora que parece que la economía se va recuperando, estos se empiezan a poner en alquiler a precios más realistas.

Si a esto le sumamos la rentabilidad que se le saca a un inmueble si se le alquila a un turista, tenemos una situación muy complicada para los arrendatarios.

El alquiler más alto desde la burbuja inmobiliaria

Según hemos podido saber a través de un informe elaborado por la Universidad de Barcelona, en este 2017 se prevé que las rentas todavía sigan subiendo mucho más. En concreto lo harán en torno a una media de un 8% en la ciudad de Barcelona y hasta un 13% en Madrid (es decir que, si ya eran de por si más caras que nunca, todavía lo van a ser mucho más).

En el periodo comprendido entre los años 2007 y 2013 pudimos ver cómo la oferta de inmuebles de alquiler se incrementó en torno a un 65%. No obstante, a partir de ese último año parece que la tendencia se ha invertido. Un 60% de los contratos de alquiler que han vencido al año pasado se han pasado directamente al mercado de compraventa.

Por así decirlo, los propietarios mantenían los precios en standby, esperando a que llegase el mejor momento para proceder con la venta.

“Okupas”: una difícil solución

Si hay algo que no beneficia en absoluto al mercado de alquiler son los ocupas. Si una persona se encuentra con que el inquilino no le paga el alquiler, por mucho que decida echarle, el procedimiento se puede alargar meses, incluso años, y durante ese tiempo puede considerarse hasta delito el hecho de cortar algunos suministros básicos como el agua o la luz. Durante todo este proceso habrá que invertir una importante cantidad de dinero que no todo el mundo puede afrontar.

Esto también hace que cada vez haya más usuarios que directamente se olviden del alquiler y que se decantan por la compra-venta de inmuebles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *